Los 5 autores andaluces más famosos

National flag of Andalusia on a flagpole in front of blue sky.

¡Hoy es el día de Andalucía! Y como granaíno de corazón y amante de mis raíces, no podía dejar pasar esta oportunidad de celebrar a los y las más grandes autores de nuestra tierra, ¡que en Andalucía no todo son flamenco y espetos!

Cuando leas esta lista, te sorprenderás de encontrar a algunos escritores que seguro que pensabas que provenían de otro lugar. No dudes en decirme en los comentarios quién te ha sombrado más, o si ya los conocías a todos 🙂

Sin más preámbulo, ¡celebremos las letras andaluzas!

Federico_García_Lorca.jpg

FEDERICO GARCÍA LORCA

Probablemente el escritor andaluz más famoso a nivel nacional e internacional, este autor nacido en Fuente Vaqueros, Granada, ha compuesto obras tan conocidas como el Romancero gitano, Bodas de sangre o La casa de Bernarda Alba. Con esto nos demostró que igual podía escribir poesía que novela o teatro; no hay género que se le escapara a este genio de las letras.

Entre otras cosas, se le conoce por haber pertenecido a la Generación del 27, un grupo de autores que incluía artistas del calibre de María Zambrano, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Dámaso Alonso o Luis Cernuda. Famoso también es su viaje a Nueva York, una ciudad que describió como “de alambre y muerte” y donde presenció “la esclavitud dolorosa del hombre y máquina juntos”, refiriéndose a la opresión del sistema capitalista y la segregación racial.

Desgraciadamente, este gran poeta vio el fin de sus días bajo el regimén franquista, cuando fue fusilado por acusaciones de ser espía de los rusos, socialista y homosexual. Se le fusiló el 18 de agosto de 1936, y se le arrojó a una fosa común a medio camino entre Víznar y Alfacar.

Cada canción

Cada canción 
es un remanso 
del amor. 

Cada lucero, 
un remanso 
del tiempo. 
Un nudo 
del tiempo. 

Y cada suspiro 
un remanso 
del grito.

¿Sabías que… su nombre completo era Federico del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca?

 

Antonio Machado

ANTONIO MACHADO

Todos nos hemos tenido que leer Campos de Castilla en el instituto, lo que hace que Antonio Machado y su obra sean muy conocidos en toda España. A fin de cuentas, ¿quién no conoce las famosas líneas “Caminante no hay camino, se hace camino al andar“? Este joven representante de la Generación del 98 (que incluye, entre otros, a genios como Pío Baroja, Azorín, Ramiro de Maeztu, Valle-Inclán, Ángel Ganivet y Miguel de Unamuno) nació en Sevilla y fue un notable poeta, escritor y dramaturgo.

En su obra refleja sobre elementos tan dolorosos como la muerte de su amada Leonor (como en su poema “A un olmo seco”), que le llevó a contemplar la fugacidad de la vida y el paso inexorable de la muerte; el lamento por la decadencia de España, mezclada con un amor por su tierra y esperanza para el futuro; y las distintas facetas del amor y la mujer.

Yo voy soñando caminos

Yo voy soñando caminos 
de la tarde. ¡Las colinas 
doradas, los verdes pinos, 
las polvorientas encinas!… 
¿Adónde el camino irá? 
Yo voy cantando, viajero 
a lo largo del sendero… 
-la tarde cayendo está-. 
“En el corazón tenía 
“la espina de una pasión; 
“logré arrancármela un día: 
“ya no siento el corazón”. 

Y todo el campo un momento 
se queda, mudo y sombrío, 
meditando. Suena el viento 
en los álamos del río. 

La tarde más se oscurece; 
y el camino que serpea 
y débilmente blanquea 
se enturbia y desaparece. 

Mi cantar vuelve a plañir: 
“Aguda espina dorada, 
“quién te pudiera sentir 
“en el corazón clavada”.

¿Sabías que… a pesar de haber vivido y estudiado en Francia, odiaba este país porque lo culpaba de la enfermedad que mató a su esposa Leonor?

 

Becquer.png

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

Este escritor sevillano de linaje flamenco no solo es mi favorito de esta lista, sino uno de mis autores predilectos. Como buen representante del romanticismo, se dedicó a escribir cuentos, leyendas y poemas basados en un pasado legendario y mitológico, donde el día a día se mezcla con criaturas fantásticas, portentos mágicos, y dominios místicos y ancestrales.

En su obra más notable, Rimas y Leyendas, nos encontramos con una expresión fluída y evocativo tanto en poesía como en prosa. Me gustaría destacar el relato “El rayo de luna”, una historia que trata sobre la búsqueda de la belleza ultraterrena, de la sublimación de todo lo que es hermoso encarnada en una mujer imaginada que, al final, resulta no ser más que el reflejo de un rayo de luna. ¿Y quién no conoce a sus oscuras golondrinas, que nos recuerdan que el tiempo se escapa de entre nuestros dedos y ya nunca volverá?

Incluso la muerte de este autor tuvo mucho de poética romántica: enfermo de tuberculosis, cayó muerto un día de invierno  durante un eclipse total de sol. Aunque alcanzó cierto renombre en vida, el autor sevillano pidió a sus amigos que publicaran su obra tras su muerte, pues lograría alcanzar así más fama que nunca… y no le faltaba razón.

Rima LIII

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres…
ésas… ¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día…
ésas… ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido…, desengáñate,
nadie así te amará.

¿Sabías que… antes de morir, Bécquer le pidió a su amigo Augusto Ferrán que quemara sus cartas personales alegando que “serían mi deshonra”?

 

maria-zambrano.jpg

MARÍA ZAMBRANO

Nacida en Vélez-Málaga, María fue una gran escritora, filosofa y ensayista que no recibió el reconocimiento que merecía hasta finales del siglo XX, cuando ya era anciana. Formó parte de la Alianza de Intelectuales para la Defensa de la Cultura, mostrando así que no le bastaba con escribir sobre filosofía, sino que también estaba dispuesta a luchar por sus principios.

Entre sus obras más famosas se cuenta El hombre y lo divino, donde estudia la relación entre la humanidad y las esferas celestiales. Cargado de sentimiento poético, este libro explora la metafísica y la experiencia del amor, la muerte, la tragedia y la esperanza. La misma autora declaró que este título bien podía aplicarse a la totalidad de su producción, pues es la relación entre estas luces y sombras las que prevalecen en su bibliografía.

Aunque se ha intentado encasillar a Zambrano en distintos movimientos, grupos y generaciones, ella misma se negó a adscribirse a ninguna tendencia o consigna política.

Claros del bosque

No me respondes, hermana. He venido ahora a buscarte. Ahora, no tardarás ya mucho en salir de aquí. Porque aquí no puedes quedarte. Esto no es tu casa, es sólo la tumba donde te han arropado viva. Y viva no puedes seguir aquí; vendrás ya libre, mírame, mírame, a esta vida en la que yo estoy. Y ahora sí, en una tierra nunca vista por nadie, fundaremos la ciudad de los hermanos, la ciudad nueva, donde no habrá ni hijos ni padres. Y los hermanos vendrán a reunirse con nosotros. Nos olvidaremos allí de esta tierra donde siempre hay alguien que manda desde antes, sin saber. Allí acabaremos de nacer, nos dejarán nacer del todo. Yo siempre supe de esa tierra. No la soñé, estuve en ella, moraba en ella contigo, cuando se creía ése que yo estaba pensando.
En ella no hay sacrificio, y el amor, hermano, no está cercado por la muerte.
Allí el amor no hay que hacerlo, porque se vive en él. No hay más que amor.
Nadie nace allí, es verdad, como aquí de este modo. Allí van los ya nacidos, los salvados del nacimiento y de la muerte. Y ni siquiera hay un Sol; la claridad es perenne. Y las plantas están despiertas, no en su sueño como están aquí; se siente lo que sienten. Y uno piensa, sin darse cuenta, sin ir de una cosa a otra, de un pensamiento a otro. Todo pasa dentro de un corazón sin tinieblas. Hay claridad porque ninguna luz deslumbra ni acuchilla, como aquí, como ahí fuera.

¿Sabías que… María Zambrano se vio obligada a pasar casi toda su vida en el exilio?

 

juan-ramon2-kd6D--620x349@abc

JUAN RAMÓN JÍMENEZ

En una lista de los autores andaluces más brillantes sería un delito no nombrar al ganador del Premio Nobel de Literatura. Proveniente de Moguer, Huelva, se vio obligado, como muchos de los autores de esta lista y otros tantos intelectuales españoles, a exiliarse durante la guerra civil española y la dictadura de Franco debido a su apoyo incondicional a la república.

Se le conoce especialmente por su obra Platero y yo, una obra que recoge los recuerdos de la infancia del autor en su pueblo natal. No se podría decir que es un diario ni autobiografía, pues lo que cuenta son historias relacionadas con las impresiones, sensaciones y pensamientos de aquella época. Además de ser altamente imaginativo, también utiliza un vocabulario rico en el que incluso inventa palabras o emplea andalucismos para vida al idilio que nos describe a través de las vivencias de su burro Platero.

Se disputa su inclusión en la Generación del 14 o la del 27, en las cuales influyó por igual. Aunque quiso seguir escribiendo capítulos para Platero y yo (hasta alcanzar los 190) e incluso escribir una secuela, titulada Otra vida de Platero, no logró realizar estos sueños antes de su muerte en Puerto Rico en 1958.

Comienzo de Platero y yo

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.

Lo dejo suelto, y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas…. Lo llamo dulcemente: “¿Platero?”, y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal….

Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ámbar, los higos morados, con su cristalina gotita de miel…

¿Sabías que… Juan Ramón Jímenez defendía que la ortografía debía simplificarse, y por eso escribía j en lugar de g y s en lugar x?

Estos son solo cinco autores andaluces de gran renombre, pero existen muchos, muchísimos más que merecen igual reconocimiento. Quién sabe, quizá el año que viene haga una secuela… 😉

Y a vosotr@s, ¿qué autor/a andaluz/a os gusta más?

2 comentarios en “Los 5 autores andaluces más famosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s