7 excentricidades de autores famosos

starry-night-1093721_960_720.jpg

Se dice que el genio va de la mano con la locura, y, aunque ésta sea una generalización muy matizable, hay casos en que resulta ser cierta. Todos conocemos la historia de Van Gogh, un pintor excepcional que, ya fuera por su pelea con Gauguin o por la boda de su hermano, acabó cortándose su propia oreja. Por otra parte, el TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo) excesivo de Nikola Tesla le llevó a temer los objetos redondos y la suciedad, a obsesionarse con el número tres, y a rechazar dar la mano o tocar el pelo de otras personas. En tiempos más recientes tenemos a Syd Barret, el genial cantante de Pink Floyd que sufría de esquizofrenia.

Esta creencia no es nueva; en la antigua Grecia, Aristóteles y Platón ya se referían a los poetas y a los genios como “melancólicos” (el equivalente a los trastornos de ánimo actuales, como la depresión) o poseídos por la “locura divina”. Por desgracia, esta creencia ha llevado a muchos artistas a autodestruirse en busca de inspiración a través del abuso de drogas y alcohol; ejemplos claros de esto serían los poetas malditos franceses, o autores más modernos como Philip K. Dick.

Sin embargo, algo que sí se puede afirmar sin dudas es que todos los escritores somos un poco excéntricos. Es esa forma de pensar distinta y divergente lo que nos lleva a reinterpretar y reescribir la realidad, enfocándola de otra forma, mostrándola a los lectores a través de nuestra lente. Por eso, a menudo es tan divertido leer las biografías de los grandes escritores como sus obras.

Vamos a echarle un vistazo a mis 7 excentricidades favoritas.

Seguir leyendo “7 excentricidades de autores famosos”