Las 9 bibliotecas y librerías más impresionantes del mundo

bibliotecas11.jpg

Para los bibliófilos como nosotros, las librerías y bibliotecas son una suerte de templo secular al que acudimos para consultar y adquirir nuestras pertenencias más sagradas. Independientemente del tipo o tamaño de cada una, siempre es un placer perderse en sus pasillos y rodearse de hileras de estanterías repletas de libros.

Sin embargo, si una libreria común ya es fascinante, ¿cuánto más lo serán aquellas que son especiales, bien por ser antiguas, extrañas, o simplemente cautivadoras? Yo tuve la suerte de trabajar como jefe de departamento en una de las librerías más grandes y prestigiosas del mundo (más abajo hablaré de ella), y lo cierto es que la atmósfera que desprenden estos lugares es simplemente embriagadora.

Por eso, es inevitable dedicarle una entrada a las librerías y bibliotecas más especiales y fascinantes que uno se puede encontrar ahí fuera. ¡Venid conmigo de viaje!

Seguir leyendo “Las 9 bibliotecas y librerías más impresionantes del mundo”

7 excentricidades de autores famosos

starry-night-1093721_960_720.jpg

Se dice que el genio va de la mano con la locura, y, aunque ésta sea una generalización muy matizable, hay casos en que resulta ser cierta. Todos conocemos la historia de Van Gogh, un pintor excepcional que, ya fuera por su pelea con Gauguin o por la boda de su hermano, acabó cortándose su propia oreja. Por otra parte, el TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo) excesivo de Nikola Tesla le llevó a temer los objetos redondos y la suciedad, a obsesionarse con el número tres, y a rechazar dar la mano o tocar el pelo de otras personas. En tiempos más recientes tenemos a Syd Barret, el genial cantante de Pink Floyd que sufría de esquizofrenia.

Esta creencia no es nueva; en la antigua Grecia, Aristóteles y Platón ya se referían a los poetas y a los genios como “melancólicos” (el equivalente a los trastornos de ánimo actuales, como la depresión) o poseídos por la “locura divina”. Por desgracia, esta creencia ha llevado a muchos artistas a autodestruirse en busca de inspiración a través del abuso de drogas y alcohol; ejemplos claros de esto serían los poetas malditos franceses, o autores más modernos como Philip K. Dick.

Sin embargo, algo que sí se puede afirmar sin dudas es que todos los escritores somos un poco excéntricos. Es esa forma de pensar distinta y divergente lo que nos lleva a reinterpretar y reescribir la realidad, enfocándola de otra forma, mostrándola a los lectores a través de nuestra lente. Por eso, a menudo es tan divertido leer las biografías de los grandes escritores como sus obras.

Vamos a echarle un vistazo a mis 7 excentricidades favoritas.

Seguir leyendo “7 excentricidades de autores famosos”

Copyright para escritores

Museum Fridericianum

La figura del autor se ha percibido siempre como predominantemente artística. Como su nombre indica, un escritor se dedica a escribir; sus herramientas son el papel y las letras, sus lecturas y su imaginación. Muchos consideran que los aspectos de marketing y legales son asuntos para sus editores o agentes literarios, y en gran parte llevan razón.

Sin embargo, como ya mencioné en un post anterior sobre el papel que ocupa el autor en la comunidad literaria, hoy en día es muy difícil lograr abrirse camino en el mundo de las letras sin unas ciertas nociones de marketing, publicidad, y, por aburrido o pesado que parezca, derecho, especialmente en lo tocante al tema del copyright, o derechos de autor.

Lo que os presento a continuación no pretende ser un estudio exhaustivo de este campo tan complejo, sino un bosquejo que os ayude a navegar las turbias aguas de la ley en lo tocante a la profesión de escritor.

Seguir leyendo “Copyright para escritores”

Ningún escritor es una isla

Isla.png

Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.

Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.

—John Donne, “Meditación XVII”

A menudo, cuando uno piensa en el escritor como profesional, se le viene a la cabeza la imagen del genio recluso que se pierde entre columnas de libros para protegerse de las banalidades del mundo terrenal. Nos sentimos tentados a pensar que escritores desconfiados de la vida pública y los medios de comunicación, como J.D. Salinger o Thomas Pynchon, son la norma, o que el aristocratismo rampante de Lovecraft es imprescindible para poder tejer historias.

A fin de cuentas, ¿quién puede negar que William Blake es uno de los autores con más talento y visión de las letras? El prestigioso autor del romanticismo inglés no solo escribió obras tan influyentes como Canciones de inocencia y experiencia o El matrimonio del cielo e infierno, sino que también las ilustró él mismo siguiendo un complejo sistema de grabados que le exigió entrenarse, entre otras muchas cosas, en escribir y dibujar del revés. Blake, que gracias a su dominio de estas técnicas de imprenta podría haber hecho una fortuna con su profesión, eligió la pobreza y la oscuridad con tal de poder expresar su visión artística.

Pero, ¿es esta forma de vida posible en nuestros días?

Seguir leyendo “Ningún escritor es una isla”