¡Orwell, grandísimo farsante!

Me permito empezar con una anécdota, me disculparán la banalidad: hace unos días, en el último refugio de la intelectualidad humana que es Twitter se llevó a cabo otro de los muy habituales homenajes sentidos a la figura de George Orwell y a su obra maestra – dicen -, 1984. No recuerdo por qué, porque hablo de memoria, pero supongo que tendría que ver, como suele, con cámaras, monitorización, invasión de la privacidad, etcétera, etcétera.

Aquel pequeño rincón de la red social se congratulaba en su entusiasmo por el genio británico hasta que irrumpió la Discordia, con una mayúscula merecida. La nota disonante que escribió las palabras más temidas por cualquier venerador del Gran Hermano – el literario, se entiende -:

“1984” es una copia de “Nosotros”. “Nosotros” es mucho mejor.

Y, por supuesto, se soltaron los perros de la guerra, y fue por aquí más o menos que dejé de prestar atención porque la anécdota ya había cumplido su propósito.

De Zamiatin y Orwell ya hemos hablado en esta página en alguna ocasión. De aquellas sucintas conclusiones sobre la comparación entre ambos volúmenes poco vamos a reiterar aquí, salvo que aquellos convencimientos no se han movido ni un ápice. No obstante, sí me ha resultado curioso cómo la figura de Orwell se ha vuelto pendular, o al menos yo he llegado a percibirla así, y llega a oscilar entre la pleitesía más absoluta de los que le llaman y cantan visionario, el gran profeta de nuestro tiempo, un titán inconmensurable, el hombre que vio; y los que le consideran un mero escriba del otro genio ruso, sobrevalorado, elevado con poca gracia a unos altares que no le corresponden y, encima, con escasa originalidad mediante. Orwell lo es todo y lo es nada, si se bucea lo suficiente por las redes, y me parece un detalle precioso si se pone bajo el prisma de su famoso “doblepensar”.

Más de Stalin esta última idea, me temo, que de Zamiatin.

Ambos extremos me parecen tremendamente injustos. Primero, porque dan una responsabilidad al autor de la que debe carecer, y porque no podemos pretender hacerle partícipe de nuestras profecías autocumplidas. En serio, esta adoración debe parar. Pero, por otro lado, hay más Orwell después de ese Orwell. Personalmente disfruté mucho más Homenaje a Cataluña que la odisea de Winston Smith, y hay que decir, como ya dijimos en su día, que Orwell no quiere ser ni es en ningún momento un mero tributario de Zamiatin, aunque reconoció sus influencias, con honradez de agradecer.

Las comparaciones son odiosas y la competición, estéril. La reivindicación, además, puede y debe ser mucho menos agresiva. Es cierto que Zamiatin tiene mucha menos prensa que Orwell, alumno aventajado de catastrofistas y divulgadores de poco fondo. A quien le gusta señalar una cámara de vigilancia en plena calle, lamentando las libertades perdidas – que supuestamente alguna vez existieron, pero que nadie sabe ubicar -, el nombre de Orwell es el primero que acude a la mente, rauda la cita al Gran Hermano y al Ministerio de Tal. Zamiatin está más agazapado, esperando el momento, sin hacer demasiado ruido, humilde, delicado, gourmet. Es posible que exista, ciertamente, un agravio comparativo. Pero, deseamos reiterar, el concepto de copia le puede ir grande al debate. Quizá sea demasiada simplificación, y este sí es el gran enemigo de todo debate.

A mí, por cierto, me gusta más 1984. Espero poder evitar un linchamiento de entendidos.

2 comentarios

  1. Hola!
    Para mí, 1984 siempre será mi libro favorito. Me he leído Nosotros y creo que indaga menos en intentar la empatía.
    Ahora, en cuanto a ver el ellos una sociedad actual, creo que nos equivocamos; pero sí que ambos me parecen de obligatoria lectura para alguien con curiosidad sobre el tema.
    Orwell nunca me ha fallado, eso es otra cosa que añadir.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s